+34 633 90 44 22 [email protected]
Seleccionar página
Reforma sin morir en el intento

Reforma sin morir en el intento

Y llega el verano y a todos nos da por renovar la casa: una obra de baño, cocina, pintar, armarios… Si estáis pensando en hacer un pequeño cambio en vuestro hogar quizás ya habéis llegado algo tarde para encontrar alguna empresa que pueda. Están todos a pleno rendimiento!! Y es que esta época es la preferida. Quizá por los días libres; quizá porque si es pintura seca antes… Sea lo que sea, así es, salvo excepciones. Pero de lo que queremos hablaros hoy es de cómo plantear esa pequeña reforma para que no acabemos de los nervios.

Ahí van algunos consejos

• Planifica la obra con tiempo : Si se trata de armarios, ve haciendo selección de ropa, dejando más a mano la que más te pones y guarda la que ya no vas a utilizar en cajas (Si tienes trastero mejor, así no estará molestando y llenándose de polvo). Si es cocina, planifica cómo y dónde podrás preparar la comida (si será necesario trasladarte unos días y dónde puede ser; si tienes algún familiar próximo que puede dejarte cocinar en su casa…) En fin, que lo primero es pensar y actuar.

• Búsqueda de profesionales: es fundamental contactar con personas que estén cualificadas para lo que queremos hacer. El presupuesto es muy importante en cada familia pero a veces, por querer ir muy a lo bajo, surgen problemas que requieren una nueva búsqueda para solucionar lo que está mal. Al final nos sale más caro…

• Mejor un equipo: si en la reforma, el conjunto de profesionales (electricistas, albañiles, carpinteros…) están coordinados, tenemos el 100% del éxito asegurado. ¿Por qué? Es fundamental que hablen entre ellos; que sepan unos dónde van a poner las tomas de agua; otros dónde van las instalaciones eléctricas. Además, si el diseñador está en contacto con ellos, los proyectos se asemejan a la realidad. Imaginad un diseño y luego encontrarte una mocheta ahí puesta … y esto pasa, os lo aseguro!!! • Y, por último… paciencia. No queda otra. Las obras son lo que son y mejor estar mentalizados. En ocasiones surgen imprevistos que hacen que se dilaten y, en estos casos, lo mejor es tomárselo con filosofía.

Esperamos que estos consejos te ayuden si haces, vas a hacer o estás en plena reforma. En este último caso, mucho ánimo 🙂

El cambio de Atelier

El cambio de Atelier

Como ya sabéis muchos de vosotros, hemos estado de mudanza. No ha sido fácil, la verdad. Compaginar trabajo con el lío que se monta es complicado pero hemos sobrevivido 😉

Cierto es que, nuestro primer espacio ha sido muy importante para nosotros. Ahí comenzamos nuestro sueño. Soñábamos con decorarlo de una y otra manera; lo adaptamos a nuestras necesidades y, mientras estuvimos en él, lo hicimos nuestro.

Pero, llegó un momento en el que vimos que nuestro “Taller-laboratorio” necesitaba un cambio por diversos motivos y, quizá, nosotros también.

Tenemos que reconocer que ha sido complicado encontrar un nuevo lugar. No dábamos con el sitio que cumpliera nuestras expectativas… Hasta que un día, lo encontramos.

En otra ocasión creímos tener el adecuado pero se nos escapó por poco…así es que teníamos que actuar con rapidez para no perder esta nueva oportunidad. Todo fue bastante rápido y, cuando quisimos darnos cuenta, ya estábamos moviendo cosas de un lado a otro.

Y, es ahí, donde se remueven las cosas. Sentimientos encontrados. Ilusión por la nueva etapa pero tristeza por dejar un sitio tan importante para nosotros. Pero, en seguida miramos al frente (como siempre decimos: siempre en beta!). Allí queda un poquito de nosotros…

Y ya, recién instalados, queda mucho por hacer. Es el adaptar al nuevo espacio lo que ya teníamos y crear otras muchas ideas que no paran de surgirnos.

Os mantendremos informados 🙂

Cocinas abiertas o cerradas

Cocinas abiertas o cerradas

En otros artículos hemos tratado las cocinas negras, rojas, minimalistas, modernas en entornos rústicos… Pero hoy venimos con el gran dilema de toda reforma: abierta o cerrada.

¿Se han puesto de moda y nos dejamos llevar? ¿Nos gustan realmente? ¿Cómodas o incómodas?

El otro día teníamos esta conversación con una persona cercana a nosotros. Estaba dándole vueltas a hacer reforma y nos preguntaba sobre cómo le quedaría una cocina abierta en su casa.

Bien, es muy difícil decir: Te quedaría estupendamente ¡hazlo!

¿Por qué? Porque el resultado es fantástico siempre con un buen diseño y elección de materiales correcta. Pero esa no es la pregunta, ni la respuesta.

Lo mejor que puedes hacer es preguntarte ¿este tipo de cocina tiene que ver con mis costumbres, con la decoración de mi casa, con mi día a día…?

Sí la respuesta es afirmativa, entonces empieza a valorarlo pero si no va con tu estilo de vida, descarta la idea.

Ventajas e inconvenientes

Las principales ventajas de las cocinas abiertas son el espacio y la luminosidad. Por ello, es una buena solución para las cocinas que son pequeñas. Así evitamos sensación de agobio y conseguimos dar mayor luz.

Por otro lado, estas cocinas permiten interactuar con el resto de personas que se encuentran en el salón mientras cocinamos. Es buena solución para evitar los posibles “accidentes domésticos” si tenemos hijos.

Por hablar de inconvenientes encontraríamos el olor, el ruido y el desorden que podría estar a la vista de todos…. El olor y el ruido ya no son un problema. Hoy día existen electrodomésticos que apenas hacen ruido, pero sí necesitamos una buena campana extractora (lo ideal es la campana a techo para que pase desapercibida con el entorno). El desorden ya sería cosa de cómo sea cada uno. En cuanto al ruido de cuchillos y cacerolas propios de un buen chef inspirado, habría que valorarlo si a alguien le molesta mientras lee o quiere ver una película tranquilamente.

Ah!, ten en cuenta que esa pared ya no estará. Habrá que buscar lugar para almacenar todo lo que tenías en ella.

La quieres abierta, pero con cierta intimidad

Si dudas o quieres que esté cerrada para evitar el ruido o desorden en ese momento, opta por las puertas correderas en cristal o en cualquier otro material si lo que quieres es “ocultar” lo que allí se “cuece” 😉