+34 633 90 44 22 [email protected]
Seleccionar página

Como ya dijimos en “Cómo diseñar tu baño”, una de las preguntas que debemos hacernos es qué tipo de radiador puedo poner: modular o toallero.

La opción modular es la que, generalmente, viene en las viviendas (aunque cada vez más, en viviendas de nueva construcción, ya se están incorporando directamente los toalleros o también llamados seca toallas).

Respecto al modular poco hay que decir: viene con la instalación de agua y necesita una purga de vez en cuando para eliminar el aire (esto se recomienda hacer al menos una o dos veces al año).

Vamos a dedicar nuestra atención al toallero.

¿Qué beneficios tiene el radiador toallero frente al modular?

Destacar que, los toalleros, ocupan muy poco espacio, por lo que si eres de los que tiene un baño pequeño sería tu mejor opción. Estéticamente son bonitos y no desentonarán en ningún estilo de baño ya que hay multitud de colores y modelos (cromados, blancos, negros, de acero inoxidable y, algunas marcas ofrecen diseños que se integran a la perfección…). Además, permiten que tus toallas siempre estén secas y evites un colgador que, en muchas ocasiones, no sabemos dónde colocarlo.

Si están pensando ponerlo en tu baño ten en cuenta que los hay de dos tipos:

Eléctricos

No necesitarían instalación de agua. Se enchufan a la luz y llevan un termostato para poder regularlo según interese. El inconveniente es que consumen mucho más que los de agua.

Agua

Requieren de instalación como los del resto de la vivienda y, como tal, necesitará de una purga periódica. Disponen de llave de paso para que puedas cerrarlo en caso de no necesitarlo.

Con los de agua, si realizas obra, te contaré un pequeño secreto… Si lo cambias de lado y llevas las instalaciones por el suelo, también tendrás el suelo caliente 😉