+34 633 90 44 22 [email protected]
Seleccionar página

Puede llegar a pensarse que las cocinas minimalistas son sosas. Decimos, puede llegar a pensarse porque, durante muchos años, nos hemos acostumbrado a ver las cocinas repletas de accesorios: fruteros, pequeños electrodomésticos, cafeteras… Todo a la vista.

Y, ahora, llegan estas cocinas a desmontarnos los esquemas, ¿verdad?

¿En qué consiste el estilo minimalista?

Consiste, fundamentalmente, en una menor presencia de lo que usamos diariamente. Poner lo esencial en el espacio. Todo lo que antes se veía, ahora se encuentra “escondido” en los armarios (normalmente de grandes dimensiones en este tipo de cocina).

Se caracterizan por unas líneas puras y simples, no dejando lugar a demasiado ornamento. No hay muchos objetos a la vista, quizá alguna planta a modo decorativo pero poco más. La vista no debe despistarse… muchas de estas cocinas son verdaderas obras arquitectónicas y son dignas de prestarles la máxima atención.

Respecto a los colores, no abuses. Utiliza como máximo dos tonalidades. Normalmente, hablamos de cocinas blancas o grises que, para no dar sensación de frialdad, se les “rompe” con madera (preferiblemente naturale).

Importante: son diseños muy buenos para cocinas reducidas ya que dan mayor sensación de amplitud. Si estás dudando en la elección de tiradores, opta por no ponerlos. Ahora hay muchas opciones de diseño que evitan el uso de los mismos.