+34 633 90 44 22 [email protected]
Seleccionar página

No sé si os pasaba cuando eráis pequeñ@s que, eso de pintar en la pizarra cuando el profe no estaba era lo más de lo más. Todos queríamos la tiza para poder dejar nuestro pequeño sello. Dar rienda suelta a la imaginación y empezar a escribir y pintar todo lo que en ese momento pasaba por la mente.

Este tipo de pintura lleva unos años siendo una opción muy buena para restaurantes (los niños se lo pasan genial teniendo un espacio donde pintar); como pancarta para preparar los menús diarios; en habitaciones infantiles (ya tienen su rincón de pared para dibujar); hay quien se decanta por poner un pequeño cartel en el salón pero, sin duda alguna, son las preferidas de las cocinas.

En las cocinas dan mucho juego. Se pueden utilizar para poner recetas, lista de la compra, poner mensajes a la familia, entretener a los más pequeños mientras cocinas… son innumerables las opciones que tiene. Lo bueno es que puedes cambiar de diseño tantas veces como quieras con tan solo borrar.

Nosotros también hemos apostado por esta pintura para una zona de nuestro showroom.

¿Te animas a tener tú también tu pizarra personalizada?