+34 633 90 44 22 [email protected]
Seleccionar página

¿Cuántas veces al abrir un armario te habrás echado las manos a la cabeza porque tupper, ollas, vasos y demás utensilios hacen malabares por hacerse un hueco?

Tener la cocina organizada nos transmite tranquilidad, se minimizan desordenes alimentarios y nos motiva a la hora de meternos entre los fogones. Por eso, merece la pena dedicarle un tiempo de vez en cuando y tenerla a punto.

¿Por dónde empezar?

Lo primero es tener la imagen actual exterior e interior ¿Qué cambiarías?

Ten por costumbre, cada vez que realices la limpieza de cocina, eliminar lo que ya no utilices o bien que ya no sea útil (cacerolas o sartenes en mal estado) y, cuantas menos cosas en la encimera mejor.

Dado el primer paso, ten a mano todo aquello que utilizas a diario (sea la estación que sea); vasos, cubiertos, ensaladeras… Hay cuberteros hechos a tu medida para aprovechar al máximo el espacio según tus necesidades.

Para el resto de utensilios lo mejor es separar por estaciones.

¿Qué hacemos más en verano? Colocamos moldes de helado, heladeras, ensaladeras y demás en un armario de fácil acceso. Las ollas a presión quedarán en un segundo plano, ya que podríamos utilizarlas pero será algo más bien esporádico.

Cuando llegue la siguiente estación, realizamos la misma operación pero a la inversa.

¡Verás que cómodo resultará a partir de ahora!