+34 633 90 44 22 [email protected]
Seleccionar página
Y llega el verano y a todos nos da por renovar la casa: una obra de baño, cocina, pintar, armarios… Si estáis pensando en hacer un pequeño cambio en vuestro hogar quizás ya habéis llegado algo tarde para encontrar alguna empresa que pueda. Están todos a pleno rendimiento!! Y es que esta época es la preferida. Quizá por los días libres; quizá porque si es pintura seca antes… Sea lo que sea, así es, salvo excepciones. Pero de lo que queremos hablaros hoy es de cómo plantear esa pequeña reforma para que no acabemos de los nervios.

Ahí van algunos consejos

• Planifica la obra con tiempo : Si se trata de armarios, ve haciendo selección de ropa, dejando más a mano la que más te pones y guarda la que ya no vas a utilizar en cajas (Si tienes trastero mejor, así no estará molestando y llenándose de polvo). Si es cocina, planifica cómo y dónde podrás preparar la comida (si será necesario trasladarte unos días y dónde puede ser; si tienes algún familiar próximo que puede dejarte cocinar en su casa…) En fin, que lo primero es pensar y actuar.

• Búsqueda de profesionales: es fundamental contactar con personas que estén cualificadas para lo que queremos hacer. El presupuesto es muy importante en cada familia pero a veces, por querer ir muy a lo bajo, surgen problemas que requieren una nueva búsqueda para solucionar lo que está mal. Al final nos sale más caro…

• Mejor un equipo: si en la reforma, el conjunto de profesionales (electricistas, albañiles, carpinteros…) están coordinados, tenemos el 100% del éxito asegurado. ¿Por qué? Es fundamental que hablen entre ellos; que sepan unos dónde van a poner las tomas de agua; otros dónde van las instalaciones eléctricas. Además, si el diseñador está en contacto con ellos, los proyectos se asemejan a la realidad. Imaginad un diseño y luego encontrarte una mocheta ahí puesta … y esto pasa, os lo aseguro!!! • Y, por último… paciencia. No queda otra. Las obras son lo que son y mejor estar mentalizados. En ocasiones surgen imprevistos que hacen que se dilaten y, en estos casos, lo mejor es tomárselo con filosofía.

Esperamos que estos consejos te ayuden si haces, vas a hacer o estás en plena reforma. En este último caso, mucho ánimo 🙂